La formación continua: la clave del éxito laboral

Es oficial: ¡estamos a la cabeza de Europa! 3 de cada 4 empresas españolas ya apuestan por una formación continua (por encima del 66% de la media europea). ¿A qué se debe? Con las crisis, tanto económicas como sanitarias, y las nuevas tendencias de mercado, el reciclaje laboral está a la orden del día. Las habilidades técnicas, aún fundamentales, dan paso a las conocidas como soft skills o «habilidades blandas» para facilitar la adaptación de nuestros trabajadores a un entorno en constante cambio.

según nuestro Country Director, Roel Koppens
IMG 3893

El Foro Económico mundial (WEF) estima que un 54% de los trabajadores en el mundo necesitará actualizar sus competencias antes del 2022. La solución, según nuestro Country Director de GoodHabitz en España y Portugal, Roel Koppens, es disponer de planes formativos más allá del presente inmediato. Descubre en esta entrevista concedida al Observatorio Vodafone de la Empresa por qué hoy es un buen día para embarcarte en la aventura del elearning.

¿Por qué es importante la formación continua?

«La formación continua se entiende como una forma de actualizar tus conocimientos constantemente. Hoy en día las empresas, ante un entorno variable con la revolución tecnológica y la globalización, experimentan cambios constantes en sus necesidades» explica Roel. Ya no basta con una formación que nos capacite para trabajar. Para aprovechar las nuevas tecnologías y oportunidades de mercado, las empresas requieren de perfiles profesionales con alta resiliencia y capacidad de aprendizaje. La formación continua se plantea, de este modo, como elemento clave en la readaptación de habilidades y conocimientos de las personas. Dentro de las alternativas, añade Koppens, «el elearning es una herramienta fantástica para dar solución al desajuste de talento».

Los beneficios de la formación continua

Recuerda: lo que realmente hace crecer a tu empresa son las personas. Cuando pones en marcha iniciativas de formación continua, los beneficios tanto para empleados como para la propia compañía son evidentes: desde la adaptación a cambios de mercado y el aumento de competitividad hasta la mejora del nivel de satisfacción y seguridad. «Según nuestro estudio realizado en los siete países en los que GoodHabitz está presente, el 60% de los trabajadores ha podido mejorar su productividad a partir de la formación continua», comenta Roel.

Los profesionales de hoy, cada vez más conscientes de la necesidad de ofrecer un perfil de carácter transversal, adoptan el aprendizaje continuo como modo de vida. Los líderes, por otro lado, se enfrentan al desafío de centrarse en las personas y su desempeño, alejándose de la formación tradicional cada vez más obsoleta. La solución: poner el foco en las soft skills. «Demandan desarrollo en habilidades profesionales como la comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo y todo lo que tiene que ver con ventas y marketing», añade nuestro Director. «En GoodHabitz ofrecemos diferentes itinerarios de cursos, así como categorías, en los que cubrimos todos estos aspectos, así como las habilidades personales orientadas al rendimiento, la asertividad y la creatividad. Cada curso está compuesto por diferentes actividades de aprendizaje (desde vídeos con expertos y animaciones hasta revistas, casos prácticos y tests, entre otros). Tras una prueba final, los usuarios consiguen un certificado nominal».

El retorno de la inversión

Según un estudio de Eurostat, en España la inversión en formación supone cerca del 1% del coste laboral total de las empresas. Cifra por encima de la media europea. Pero, ¿es rentable invertir en el desarrollo de los empleados? Una vez hayan alcanzado un nivel de formación y experiencia considerable, su marcha de la compañía no es un disparate. «El miedo a que un empleado se vaya después de haberle formado es típico», asegura nuestro Country Director. «Yo creo que es un miedo que ya no se aplica. Es mejor tener un empleado satisfecho, motivado y que por X motivo encuentre otra oportunidad y se vaya por la puerta grande. Que se vaya contento. Al menos, en este tiempo, ha dejado un trabajo bien realizado». Citando a Henry Ford: «Solo hay una cosa más cara que formar a un trabajador y que se vaya, no formarle y que se quede».

La gestión del talento

Cada persona es un mundo, así como su manera de aprender. Ser capaz de distinguir las distintas motivaciones y estilos de trabajo en tu empresa es toda una ventaja en la gestión de la diversidad y el talento. No obstante, los cambios demográficos actuales añaden un grado de dificultad extra a la labor de recursos humanos de formar a equipos multigeneracionales. Para crear círculos de aprendizaje entre colaboradores y fomentar la transmisión constante de conocimientos, aprovechar herramientas tan versátiles como el e-learning es clave. «Las ganas de aprender no se pierden según la generación. Existen, no obstante, diferencias en cómo prefieren formarse. Los Millenials, por ejemplo, son más exigentes con respecto a la experiencia del usuario. No les gusta permanecer en un aula durante dos horas. Prefieren cursos disponibles a través de su dispositivo móvil o internet y así aprovechar estos ratos en los que pueden tener la concentración necesaria para formarse», explica Roel.

¿Aún no estás seguro de dar el salto a la formación continua? ¡Estamos aquí para echarte un cable! Déjate inspirar por nuestros casos de éxito y hazte con tu demo gratis para probar, de primera mano, las maravillas de hacer de aprender un buen hábito en tu empresa.

¿Quieres una visita privada
por el renovado goodhabitz.com?

¡Eso está hecho! Deja que nuestros expertos te hagan un tour.